Mi blog profesional en donde publico contenido sobre enseñanza del inglés y tecnología educativa.

Teacher Eduardo

Suscripción por Correo

Con tecnología de Blogger.

jueves, 26 de octubre de 2017

El Nuevo Calendario de Google


Durante muchos años el Calendario de Google ha sido una herramienta web que ha aumentado su popularidad en el campo de la educación. Ya sea que se comparten calendarios con alumnos o se usa para registros personales, esta aplicación es una en la cual se confía. Sin embargo, a lo largo de los años la interfaz del Calendario de Google no ha cambiado. Mientras surgen otras aplicaciones de calendario mucho más modernas, el Calendario de Google ha sido estático en su interfaz, causando que se perciba como anticuado a pesar de ser el calendario por omisión para muchos.

Para nuestro beneficio Google, finalmente, ha liberado una mejora importante en la interfaz del Calendario implementando un rediseño total en cómo se acceden a las vistas del calendario, la sección de configuración, y las tarjetas de información de cada evento. Además, surgen mejoras en el llenado de detalles para un evento permitiendo el formato de texto y portando una mejor integración con Google Drive para insertar cualquier archivo allí guardado.

En el video de esta semana hago una exploración de esta nueva interfaz para mostrarte las mejoras y qué tanto el Calendario ha cambiado para bien.

martes, 24 de octubre de 2017

Google Drive: el nuevo cliente de sincronización y transmisión


Introducción

Google Drive es un espacio de almacenamiento que ha ido madurando a lo largo de los años, a tal grado que en la actualidad es usado por muchas instituciones educativas en el sector público y privado en México. Las mejoras que recibe Google Drive a lo largo de los años han fortalecido a la plataforma y agregado un buen grado de sofisticación al mismo tiempo guardando la facilidad de uso en su entorno. Al tener una creciente base de usuarios, las mejoras que se llegan a implementar pueden alterar el uso de las funcionalidades y alterar el flujo de trabajo que se tenga. Por lo tanto, se vuelve importante que el usuario comprenda el impacto de las mejoras y sus propósitos, sobre todo cuando puedan afectar su manera de usar la plataforma.

Dicho esto, el cliente de sincronización de Google Drive tendrá un cambio importante que vendrá a alterar la manera en cómo uno sincroniza su carpeta de sincronización local con la cuenta de almacenamiento en la nube. En este blog te explico el funcionamiento de los dos clientes de sincronización que ahora tienes a tu disposición.

Aclaración de Posibles Noticias Falsas

Antes de proceder quiero tomar unas lineas para esclarecer lo que muchos blogs y centros de noticias han anunciado de manera errónea sobre Google Drive. Blogs como este y este alertan sobre el cierre de Google Drive. Seguramente redactan esos títulos alarmantes para obtener visitas en sus publicaciones pero, lo que verdaderamente hacen es causar confusión entre muchos usuarios de Google Drive y, como consecuencia, llevar a mucho a iniciar una innecesaria migración de cientos y miles de archivos a otros espacios de almacenamiento.

Aclaro que Google Drive no se cierra ni cancela; sigue y seguirá funcionando de manera normal por mucho tiempo. La plataforma de almacenamiento de Google sigue intacta y con la funcionalidad que uno ya conoce y aprecia. Es el cliente de sincronización de Google Drive que se instala en la computadora local el que recibirá una actualización importante. Cabe mencionar que si no has instalado el cliente de sincronización en tu computadora, entonces no verás ningún cambio; todo seguirá de manera normal y sin cambio para ti.

Migración hacia los nuevos clientes de sincronización

El cliente de sincronización anterior generaba una carpeta en el disco duro local y a esta se le asignaba el ícono de Google Drive. El cliente de sincronización usaba esta carpeta como vínculo con el espacio de almacenamiento en la web. Dicho de otra manera, por un lado, todo lo que uno guardaba en esta carpeta se sincronizaba a la cuenta de Google Drive en la web y, por el otro lado, todo lo que uno guardaba en Google Drive en la web se sincronizaba a esta carpeta en el disco duro local. Con la actualización que ahora surge, Google particiona al cliente en dos aplicaciones que a primer instancia dan la impresión de hacer lo mismo; razón por la cual puede haber un poco de confusión sobre cuál cliente de sincronización instalar y usar. A continuación te ofrezco un resumen de cada uno.

Copia de seguridad y sincronización

Este cliente de sincronización funciona de la misma manera que el anterior. Se genera una carpeta de sincronización en el disco duro local, la cual porta el logotipo de Google Drive. En esta carpeta se descarga y guarda cada uno de los archivos que se tienen en la cuenta de Google Drive en la web. Esto quiere decir que si fuera el caso que se pierde la conexión al internet, aún se puede acceder al contenido de esta carpeta, ya que los archivos están "físicamente" guardados allí. Una vez que se restaure la conexión, el cliente se encarga de detectar los cambios realizados en esta carpeta de Google Drive y lleva a cabo la sincronización correspondiente con los archivos que se tienen en la web.

Google recomienda este cliente de sincronización para cuentas personales de Gmail.

File Stream

Este cliente de sincronización es el que trae un nuevo enfoque sobre la sincronización de archivos. Una vez que se instala, se genera una unidad de almacenamiento virtual en la computadora local, como si fuera un disco duro externo. A través de este disco duro externo uno accede al espacio de sincronización con la web. Aquí uno encuentra su estructura de carpetas y el listado completo de archivos, tal como uno los tiene en la nube.

La diferencia está en que los archivos no están "físicamente" guardados en el disco duro local, como es el caso con el cliente de Copia de Seguridad y Sincronización; lo que uno ve es solo el listado de referencia, en donde cada elemento tiene en su parte inferior izquierda un ícono de una nube. Cualquier carpeta y archivo en esta unidad de sincronización se abre de manera esperada; por ejemplo con un doble-click. File Stream detecta esta petición de apertura y procede a descargar al instante el archivo elegido para abrirlo con su aplicación correspondiente. Uno trabaja en su contenido de manera normal. Al salvar y cerrar el archivo, File Stream lo sincroniza con la nube y al concluir este proceso, borra el contenido del disco duro local dejando solo la referencia en el listado de archivos. Es importante observar que el archivo no está guardado "fisicamente" en el disco duro local pero sigue apareciendo en el listado de archvios de la carpeta y se puede trabajar con este como cualquier otro archivo en el disco duro local.

Para mejor captar este funcionamiento nuevo que trae File Stream vale compararlo con Netflix. Netflix ofrece películas al instante. Uno accede a su cuenta y revisa el listado de títulos disponibles. Ya se sabe que estos títulos no están "físicamente" guardados en el disco duro local. Es cuando uno inicia la reproducción de un título que Netflix procede a realizar la transmisión al instante del archivo de la película, la cual se reproduce en el momento en la computadora local. De manera efectiva Netflix descarga el archivo de la película desde su servidor y lo guarda en el disco duro local al mismo tiempo que la reproduce. Al concluir la reproducción de la película o serie se procede a cerrar el título y borrar el archivo de la película del disco duro local; sin embargo, uno sigue teniendo acceso a volver a ver este título con solo iniciar una nueva reproducción en la interfaz de Netflix. De esta manera, el usuario de Netflix tiene acceso a miles de películas sin tener estas "físicamente" guardadas en su disco duro, ahorrándose enromes cantidades de espacio de almacenamiento local. File Stream hace lo mismo pero con documentos, presentaciones, hojas de cálculo, y cualquier otro archivo que uno haya guardado en su cuenta de almacenamiento en la web; hace el "streaming" de archivos guardados en la cuenta de Google Drive. Por lo tanto el nombre de "file stream".

Google recomienda usar File Stream con cuentas de G Suite; es decir, para usuarios que tienen cuentas institucionales, sean estas de escuelas privadas o públicas.

Conclusión

Aunque ambos clientes administran la sincronización de archivos guardados en Google Drive en la web con el disco duro local, cada uno tiene un enfoque diferente en su ejecución. A su vez, Google recomienda usar cada cliente con diferentes tipos de cuentas pero, de manera efectiva, se pueden usar ambos por igual. Basta con instalar el cliente de sincronización preferido y acceder con la cuenta deseada (Gmail o GSuite). La verdadera diferencia está en ti y con cuál de estos dos modos de sincronización quieres trabajar: con una sincronización "física" o una sincronización "virtual".

jueves, 12 de octubre de 2017

Plaza, Promoción, y Educación a Distancia


A los largo de los últimos 10 años los cursos a distancia en la educación superior se han venido integrando en la percepción de ser algo normal y esperado en la educación formal. Para el docente involucrado esto quiere decir que paulatinamente tiene más horas de trabajo virtual y menos en el aula física. Con esta bifurcación de modalidades educativas se vuelve aparente que el tipo de trabajo y las exigencias, entre trabajar un curso presencial y uno a distancia, son muy diferentes; desde el diseño del curso hasta su ejecución. Ante esta desigualdad operacional, ¿se están tomando en cuenta las exigencias impuestas sobre el docente a distancia en las políticas institucionales y, por ende, en los tipos de reconocimientos y oportunidades que pueda recibir el docente a distancia?

En el siguiente vídeo hago la revisión de el artículo Tenure, Promotion, and Distance Education: examining the culture of faculty rewards de Linda Wolcott publicado en 1997. Aunque el artículo se publicó hace 20 años, es evidente que aún mantiene mucha relevancia cuando de cultura y política institucional en materia de cursos a distancia se refiere.

Wolcott, L. L. (1997). Tenure, promotion, and distance education: Examining the culture of faculty rewards. American Journal of Distance Education, 11(2), 3-18. http://dx.doi.org/10.1080/08923649709526958

martes, 10 de octubre de 2017

Garantiza la Disponibilidad de Recursos en la Web



INTRODUCCIÓN

Desarrollar un curso exige al docente que reúna e integre enormes cantidades de recursos y contenidos con los cuales trabajarán los alumnos. Pensar que un solo libro es suficiente para lograr la competencia general de un curso sería irresponsable. En años pasados el docente debía hundirse en varios libros para localizar capítulos y estractos que fueran de utilidad en su curso. La inversión de tiempo y energía era demasiada. Con el poder del Internet y la WEB, el docente ahora puede ir a Google, teclear su término de búsqueda, y localizar en segundos o minutos incontables fuentes de contenido. Es cierto que se ha facilitado la localización de recursos pero al mismo tiempo surge un nuevo problema derivado de la naturaleza efímera de los medios digitales. Así como un día una lectura, video, o documento de algún tipo está disponible en la WEB, al siguiente día puede no estarlo. La consecuencia de esto es que toda esa inversión de tiempo y esfuerzo del docente se ve socavada de manera inadvertida por el mismo recursos digital que se entendía como favorable. ¿Está el docente atado a la variabilidad de un desconocido y pseudo benefactor virtual, cuando de recursos en línea se trata? No necesariamente.

EL PROBLEMA CON LA DISPONIBILIDAD EN LA WEB

Entre docentes reconocemos el invaluable recurso que es la web por sus incontables contenidos relacionados con cualquier asignatura que uno pueda trabajar. Al buscar contenidos para un curso es común navegar diferentes tipos de plataformas, como lo pueden ser blogs, páginas web, y WIKIs. Estos espacios virtuales son los que contienen textos, visuales, presentaciones, videos, y archivos para descarga que uno fácilmente puede referenciar y usar en el curso que se está desarrollando.

Sin embargo, hay que reconocer que un contenido encontrado en la web puede desaparecer sin previo aviso causando que el curso al cual se integró se vea afectado. Por ejemplo, si una práctica se centra sobre un video en Youtube que de momento ha dejado de estar disponible , entonces la práctica completa, junto con su evaluación, se desmorona. Aparte de interrumpir la experiencia de aprendizaje del alumno, esta dificultad obliga al docente a volver a invertir tiempo y esfuerzo para localizar un nuevo contenido que sea relevante y así poder hacer la sustitución por el video inicial. Pero esto no termina allí ya que también sería necesario actualizar la instrucción, hojas de trabajo, y procedimientos de evaluación.

Es muy cierto que vemos hacia la web para ampliar la extensión de contenidos que pueda tener un curso. Muy pronto nos damos cuenta que el precepto - "si está en la web, está para siempre" - no es el caso con algunos contenidos. Puede haber diversos motivos por los cuales un contenido deja de esta disponible en la web como, por ejemplo, el contenido se elimina por violar condiciones de uso de la plataforma, o el usuario que inicialmente lo publicó ha decidido cambiarlo a privado e incluso borrarlo. Sin importar el motivo, la web es una excelente fuente de contenidos pero no ofrece al docente una garantía que los contenidos que decida usar estarán disponibles para siempre.

Entonces, ¿qué puede hacer el docente para garantizar la disponibilidad de sus contenidos web?

LA SOLUCIÓN SE ENCUENTRA EN USAR LAS HERRAMIENTAS ADECUADAS PARA GUARDAR EL CONTENIDO

En la actualidad hay varias soluciones accesibles para asegurar la disponibilidad del contenido WEB que el docente ha identificado para usar en sus cursos. Principalmente tiene que ver con espacios de almacenamiento en donde guardar contenido. Hay que tomar en cuenta el tipo de contenido que uno quiere guardar, ya que se pudiera caer en el error de pensar que un servicio de almacenamiento en la nube es el equivalente a un disco duro local y que, por lo tanto, ahí se guarda todo. Mientras que hay algo de verdad en esta idea, pues en esencia todo tipo de contenido se guarda en un archivo, en la WEB el contenido se presenta de diferentes maneras, en diferentes tipos de plataformas, y esto puede afectar cómo se puede guardar algo.

El contenido en la WEB no solo es texto que se puede copiar y pegar. Es común encontrar contenido en forma de visual, presentación de diapositivas, audio, audiovisual e incluso tener grados de interactividad. Además, se vuelve más habitual encontrar espacios WEB que combinan estos medios digitales agregando inserciones de terceros, anuncios, y muchas cosas más. Estas combinaciones pueden complicar el guardar esa página web o blog que se pretende usar en un curso.

Por suerte, no todo está perdido. Aquí te recomiendo dos alternativas con las cuales puedes guardar una gran variedad de contenido WEB que encuentres para tus cursos y que, cuando localices contenido que no se puede descargar, puedas guardar una referencia para futuras consultas.

Google Drive ofrece 15 GB gratis para cuentas de Gmail, espacio que se puede ampliar de acuerdo al plan de pago. Para cuentas de GSuite, Google Drive ofrece espacio ilimitado.

La primera recomendación es usar Google Drive para todo tipo de documentos, gráficos, presentaciones, audios, y audiovisuales. La ventaja de Google Drive es que está hecho para funcionar tal como un disco duro local, en donde se usan carpetas para guardar y organizar todo tipo de archivos. Por lo tanto, de la misma manera como ya usas tu disco duro local es que puedes usar Google Drive para guardar, por ejemplo, artículos y libros en PDF, archivos de fotos, diagramas, presentaciones y hojas de trabajo que uses en tus cursos. Google Drive acepta todo tipo de archivo, incluso videos. La parte excepcional de Google Drive es que con facilidad puedes compartir un archivo o toda una carpeta de contenido con tus alumnos una vez que has cargado y organizado tus archivos.

A pesar de las muchas ventajas que te puede brindar Google Drive para guardar y compartir, debes tener muy presente el espacio que tienes disponible en tu cuenta. Con cuentas de Gmail, Google Drive solo ofrece 15 GB de espacio para almacenamiento. Por otro lado, si tu escuela tiene el servicio de G Suite, entonces tendrás espacio ilimitado a través de tu cuenta institucional. Aquí puedes consultar los detalles para ampliar el espacio de almacenamiento para cuentas de Gmail.

Evernote ofrece espacio ilimitado pero restringe la cantidad de datos que sincroniza al mes. Cuenta Básica, o gratuita, son 60 MB, Plus es 1 GB, y Premium son 10 GB.

La segunda recomendación es usar Evernote para guardar todo tipo de páginas web, blogs, wikis. A diferencia de Google Drive, Evernote funciona a base de notas y una nota puede contener texto, visuales, audios y documentos. Mediante su extensión Web Clipper con facilidad se puede guardar casi cualquier tipo de contenido encontrado en una página web. El Web Clipper te permite guardar todo lo contenido en la página web o guardar solo el texto y visuales, eliminando toda la información arancelaria que pueda haber.

El verdadero beneficio de Evernote surge cuando se ha guardado algo de contenido. Mediante la búsqueda integrada se puede localizar cualquier palabra, expresión, u oración en los contenidos guardados en las notas; sean estos en el texto de una nota , dentro de una fotos, e incluso dentro de un documento PDF o DOCX atado a la nota.

De la misma manera como Google Drive tiene algunas limitaciones en espacio, un caso similar sucede con Evernote. Evernote no cuenta espacio tal como si fuera un disco duro. En lugar de esto cuenta el total de MB / GB sincronizados al mes. Es decir, virtualmente tienes espacio ilimitado pero, según el tipo de cuenta, tienes límites en cuanto puedes sincronizar al mes. Aquí puedes consultar más información sobre los tipos de cuenta y sus características.

CONCLUSIÓN

La WEB es un bosque rico en contenido que se puede usar en cualquier curso que un docente este desarrollando. Basta un navegador para explorar un sin fin de recursos y con facilidad usarlos en una actividad, unidad, o curso. Al mismo tiempo, se corre el riesgo de que algunos recursos WEB, o todos, usados en un curso desaparezcan de un momento a otro, generando un problema programático para el docente y para sus alumnos.

<>Por suerte, tenemos a nuestra disposición herramientas como Google Drive y Evernote que, al combinar sus funcionalidades de almacenamiento, le permiten al docente guardar el 90% de medios digitales que encuentre en la web, de esta manera garantizando que los recursos de sus cursos siempre están disponibles.

jueves, 5 de octubre de 2017

Trello para el Escritorio


Trello ha llegado, por fin, al escritorio de los sistemas operativos. Después de ser, de manera exclusiva, una herramienta web, Trello ahora funciona de manera nativa en Windows y MAC. Al tener una aplicación dedicada para el sistema operativo, Trello puede tomar ventaja de las funciones que ofrece el sistema, las cuales pueden variar entre Windows y MAC; de esta manera contribuyendo a la eficiencia en el proceso de administrar proyectos. Pero, la pregunta más importante qué hacer es, ahora con su aplicación de escritorio, ¿funciona Trello sin conexión a Internet? En el video hago un recorrido de los beneficios que el mismo equipo de Trello ha dicho que ahora se tienen con esta primera versión de escritorio y muestra en video la respuesta a mi ferviente pregunta.